Inoculantes

top cose

Un inoculante es un concentrado de bacterias específicas, que aplicado convenientemente a la semilla poco antes de su sembrado, mejora el desarrollo del cultivo. Su empleo es una práctica agronómica reconocida en el mundo por sus beneficios productivos y económicos (principalmente en gramíneas y leguminosas), a tal punto que desde hace algunas décadas se lleva a cabo en países de los cinco continentes.

INOCULANTE PARA SOJA

Para cada leguminosa existe una bacteria determinada para que nodule, con la que establece naturalmente una estricta dependencia fisiológica como respuesta funcional para sobrevivir: una simbiosis. La bacteria específica para la inoculación en soja es el Bradyrhizobium japonicum.

Gracias al proceso de la simbiosis se genera una buena nodulación en la raíz de una leguminosa, lográndose un buen follaje para ser usado como alimento para animales o un óptimo rendimiento de grano.

VENTAJAS DEL USO DE UN INOCULANTE PARA SOJA

Las principales ventajas de la inoculación en cultivos de soja, extensivas a todas las otras leguminosas, son:

• Asegura una temprana formación de nódulos que garantizan un adecuado abastecimiento de nitrógeno para el cultivo durante todo su ciclo de crecimiento.

• Aporta a la leguminosa más del 70 % del nitrógeno necesario; el resto lo proporcionan el suelo y el fertilizante complementario.

• Aumenta los rendimientos.

• Al mejorar el tenor de proteínas en pastos y granos, mejora la calidad de la cosecha.

• A través de la Fijación Biológica del Nitrógeno, enriquece el suelo en nitrógeno que queda en raíces y restos de cosecha, que se incorpora en el laboreo para su descomposición.

• Asegura un excelente abono orgánico que aumenta la fertilidad del suelo y los rendimientos de los cultivos siguientes.

• Contribuye a preservar el medio ambiente, no contaminando aguas ni aire.

• Es económico, pues permite ahorrar inversiones en equipamiento y mano de obra. Una correcta inoculación proporciona un elevado retorno por dólar invertido.

PIE cose